Google+ Followers

¿Estaremos preparados?

Cargando...

La novela que te hará pensar

La novela que te hará pensar
¿Creacionismo, Evolucionismo, o Qué? Pídela a danielgalatro@gmail.com

"Otro Génesis posible" - La novela de Daniel Galatro

Support independent publishing: Buy this e-book on Lulu.

miércoles, 8 de julio de 2015

El Espíritu de vida


La vida eterna

Su fuente es Dios el Padre,
Incorporado en Cristo el Hijo,
Y puesto a la disposición
Del hombre por el espíritu.

El mundo es un cosmos de bienes materiales. Todos los días el planea ruge con las actividades de intercambio de materiales. Las naciones suben los precios de sus respectivas economías con sus reservas de oro; algunos amasan fortunas con sus astutas manipulaciones de cosas tan comunes como por ejemplo la soja. Pero todo esto es vano. No importa cuántos bienes poseamos, cuanta fortuna tengamos, a la larga nuestra vida pasa, y también nosotros. Estamos limitados por el suministro de lo que es más valioso e invaluable: la vida. La vida es lo que más demanda tiene en la tierra, pero no es posible venderla y ninguna suma de dinero podría adquirirla o conservarla. Desafortunadamente, el suministro de la vida para cada uno de nosotros disminuye, y todos indudablemente hemos de morir.

Dios es el único que da vida. Toda la creación da testimonio de que El es un Dios de vida, y El da vida gratuitamente a Su creación. Sin embargo, todas las formas de vida son transitorias; todas al fin y al cabo sucumben a la muerte. Solo Dios mismo vive eternamente, pues Su vida es eterna. Eterna no solo denota duración en el tiempo. La vida eterna de Dios es eterna en naturaleza, en calidad, en cantidad, en espacio, y también en tiempo; no tiene comienzo ni fin y no tiene límite, igual que Dios mismo. Esta vida eterna es lo que más necesitamos. El mayor regalo que se le puede dar a un hombre es la vida eterna de Dios. Toda nuestra opulencia, todas nuestras posesiones, no son nada comparadas con la vida eterna de Dios. La mejor noticia es que Dios si desea dar al hombre la vida eterna. La Biblia, la narración escrita de Dios, nos dice claramente que la vida de Dios está contenida en Cristo el Hijo y que, mediante el Espíritu, está a disposición de todo aquel que cree en El.

El Padre como fuente de vida.

La Biblia revela que el verdadero Dios es Triuno; es decir, El es un solo Dios (Dt. 6:4; 1Co. 8:4), sin embargo, El es el Padre, el Hijo y el Espíritu (Mt. 28:19). Los tres coexisten eternamente; son distintos pero no están separados. No son tres Dioses sino un solo Dios Triuno. Es va mas allá del entendimiento humano, y de hecho así debe ser cuando se habla de Dios.

En la Deidad hay una indicación acerca de la vida eterna de Dios en el hecho de que el primero es llamado el Padre y el segundo el Hijo, en cuyo caso se habla de una relación vital. Incluso el nombre del tercero de la Trinidad, el Espíritu, las palabras traducidas Espíritu también significan “aliento”, el cual sustenta la vida en las especies superiores. Así que los nombres de los tres de la Trinidad hacen alusión a Él como vida.

Entre los tres, el primero es el Padre, y como tal, Él es la fuente de la vida en la Trinidad. Como dice el apóstol Juan: “El Padre tiene vida en Sí mismo” (Jn. 5:26). Todas las formas de vida al final proceden del Padre, y ésta es la razón por la cual Él es el Padre de todo lo que hay en la creación (Ef. 3:15). En cuanto a la persona del Padre, Él es el Padre de todo ser humano (Mal. 2:10; Lc. 3:38; Hch. 17:28). Pero ningún ser creado es semejante a Él por naturaleza, ya que todos mueren. No obstante, Él desea engendrar muchos hijos que posean su vida eterna (Jn. 1:12-13) y participen de Su naturaleza de himnos (2 P. 1:4). Estos son los creyentes de Cristo, y mediante la regeneración Dios viene a ser su Padre legítimo, y ellos vienen a ser Sus hijos legítimos. Cuando ellos reciben la vida eterna de Dios, Él llega a ser su Padre en el sentido más íntimo y verdadero.

Cristo el Hijo como vida.

El Evangelio de Juan, el cuarto relato de la vida del Señor Jesucristo, presenta esta Persona en una forma maravillosa: muestra que Él es Dios el Hijo, es decir, el segundo del Dios Triuno que viene como vida al hombre. La palabra Hijo expresa una relación de vida con un padre, y Cristo como el Hijo de Dios contienen Su totalidad la vida de Dios el Padre. Juan, refiriéndose a Cristo el Hijo, escribe: “En Él estaba la vida, y la vida la luz de los hombres” (Jn. 1:4). Cristo es la incorporación de la vida eterna de Dios. Cuando Él se hizo hombre, llegó a ser la fuente de la vida eterna para el hombre. La vida eterna es una vida que vence a la muerte; es la vida de resurrección.

El Señor Jesús dijo en una ocasión a los discípulos: “Yo soy la resurrección y la vida” (Jn. 11:25). Es la vida indestructible e incorruptible (He. 7:16; 2 Ti. 1:10). Esto indica que Él mismo es la vida de Dios, no simplemente el Dios viviente, y como la vida de Dios, Él es la resurrección que vence a la muerte. Por esta razón, después de morir en la cruz por nuestros pecados, Él resucitó de entre los muertos, dado que la muerte no podría retenerlo (Hch. 2:24). Como Dios,

Él trajo al hombre la vida eterna; y como hombre Él fue el primero en vencer la muerte y disfrutar la vida con Dios en resurrección. Él abrió el camino para que los demás entraran en la vida eterna. En otra parte del Evangelio de Juan, Cristo nos dice en palabra claras por qué se hizo hombre y por qué vino al hombre: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (10:10). Sin duda, Cristo vino para morir por nuestros pecados, pero ésta no fue la razón por la cual Él viniera. Su muerte trajo el perdón de nuestros pecados y efectuó nuestra redención eterna (Col. 1:14; He. 9:12), pero Su resurrección nos regenera con la vida eterna de Dios (1 P. 1:3). La vida, que es Él mismo, viene a ser nuestra vida mediante Su muerte y resurrección.

Si creemos en Él y aceptamos Su salvación, disfrutaremos la vida eterna de Dios (Jn. 3:16; 20:31). Él como hombre fue el primero en vencer la muerte y entrar en el disfrute de la vida eterna. Ahora Él le ofrece al hombre la misma victoria sobre la muerte y la entrada a la vida eterna mediante la fe en Él.

El Espíritu de vida.

Es maravilloso que la vida de Dios esté incorporada en Cristo el Hijo y que Él desee que los hombres tengan esta vida eterna. Pero debemos preguntarnos cómo puede esta vida ser nuestra. Cristo resucitó de entre los muertos, pero nosotros, ¿Cómo podemos disfrutar la vida de resurrección de Dios, dado qué aún estamos bajo los padecimientos de la humanidad caída?

Conforme a la Biblia, en la resurrección Cristo vino a ser el Espíritu vivificante (1 Co. 15:45). La vida del Espíritu vivificante es Cristo como vida, la vida eterna de Dios; y cuando ésta vida es dada al hombre, le es dada como el Espíritu. El Espíritu es la realidad de lo que Cristo es. El Señor Jesús dijo a Sus discípulos que el Espíritu de realidad da testimonio de Él (Jn. 15:26) y guía a los creyentes a la realidad de Él (Jn. 16:13). Esto significa que Cristo viene a ser real para nosotros por medio del Espíritu. Cuando el Espíritu llega al hombre, la vida de Dios el Padre, integrada en Cristo el Hijo, viene a ser real para el hombre.

Debido a que la vida de Dios es integrada en Cristo queda disponible para el hombre mediante el Espíritu, en el Nuevo Testamento el Espíritu es llamado Espíritu de vida (Ro. 8:2). La frase Espíritu de vida es una expresión única en su género y debemos entenderla del mismo que entendemos frases como un vaso de oro o una mesa de madera, es decir el vaso es oro y la mesa es madera. Al hablar del Espíritu de vida, debemos entender que le Espíritu es vida. Esto concuerda con nuestro modo de entender qué es el Espíritu y qué es la vida eterna. La vida eterna es Dios mismo; por consiguiente, así como Cristo es vida, así también el Espíritu es vida. Pero especialmente el Espíritu es vida porque es la realidad de Cristo como la incorporación de la vida del Padre.

El Dios Triuno es el Dios de vida, y por medio de Él, quien es el origen de la vida, la incorporación de la vida y la realidad de la vida, nosotros los seres humanos mortales podernos participar de la inmortalidad de Dios y disfrutarla. Cuando nos volvemos de nuestra condición caída confesamos el pecado en que estemos, y creemos en Cristo como aquél que es la vida, somos regenerados con la vida eterna de Dios y entramos en la inmortalidad como victoriosos hijos Suyos. Su vida divina y eterna viene a ser nuestro mayor tesoro y nos eleva a un nivel eterno.

Estudio-Vida de la Biblia en Argentina

No hay comentarios:

¿Cómo puedes enviar y recibir dinero por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Te esperamos!!!

El Oráculo Maya

El Oráculo Maya
BONEWITZ, RONALD L.

NOSTRADAMUS MAYA 2012

NOSTRADAMUS MAYA 2012
CARTER, SPENCER