Google+ Followers

¿Estaremos preparados?

Cargando...

La novela que te hará pensar

La novela que te hará pensar
¿Creacionismo, Evolucionismo, o Qué? Pídela a danielgalatro@gmail.com

"Otro Génesis posible" - La novela de Daniel Galatro

Support independent publishing: Buy this e-book on Lulu.

viernes, 19 de febrero de 2016

Conmovedoras palabras de una madre soltera presa al Papa


Video: https://youtu.be/GdYFzsDrRDY

Santo Padre, Francisco, es para mí un honor ser la voz que representa los miles de hombres y mujeres que nos encontramos tras los muros y rejas de una prisión enfrentando procesos o cumpliendo alguna sentencia que por errores o malas decisiones cometidas en el pasado nos trajeron a este lugar.

Su presencia en este centro es un llamado a la obra de misericordia para los internos de una prisión y sus familias. Es también un llamado para aquellos que se olvidaron de que aquí hay seres humanos pues aunque seamos transgresores de la ley del hombre y pecadores, la mayoría de nosotros tenemos la esperanza de la redención y en algunos casos la voluntad de conseguirla. Y es justo en estos lugares donde se pone a prueba tu fe, la fortaleza de tu espíritu.

Desde este lugar donde no importa quién eres del otro lado de los muros, donde tu compañero de celda se convierte en parte de tu familia, donde compartes la mesa con extraños que se harán parte de tus días y donde todos somos iguales hasta en nuestra vestimenta, así como somos iguales ante los ojos de Dios. Esta experiencia nos va transformando.

Al inicio de este viaje llamado cárcel nos sentimos expuestos, vulnerables, solos, física y emocionalmente, parte de nosotros se ha ido pero será en nuestro interior donde encontremos la fortaleza de como tomar o cómo vivir esta experiencia.

En este mundo gris donde todos los días parecen ser iguales y donde uno no es dueño de su presente por lo tanto nuestros planes sobre nuestro futuro se convierten en inciertos. Sin embargo, sí eres dueño de ti, de tus ganas de sobrellevar la soledad y aventurarte a cambiar el rumbo de tu vida.

Levántate, que tu compañeros sea un libro que te haga viajar a través de sus páginas. Dentro de este centro las actividades religiosas constituyen un elemento primordial en nuestro tratamiento hacia la reinserción y se convierten en el espacio personal y familiar de reflexión y conciencia de la magnitud de nuestros actos. Hoy nos alegramos porque las condiciones actuales de nuestro centro han permitido que tengamos acceso a nuestras actividades religiosas en un ambiente donde no se nos discriminan por ejercerlas y se nos alienta por atenderlas.

Nuestra situación legal nos genera en ocasiones desesperanza y tristeza por eso es comprensible que para nosotros los internos no hay tesoro mas grande que el contacto humano con nuestros seres queridos. Por eso agradecemos el gesto educador y encausador de nuestros instructores, nos podemos preparar, contamos con el tiempo de asistir a clases para no volver a ser víctimas de la ignorancia, tomemos talleres que nos hagan desear superar nuestro pasado y mejorar la manera en que visualizamos nuestro entorno.

Aprendamos un oficio que nos sirva de herramienta para enfrentar la libertad con dignidad. No todo ha terminado aquí, solo es una pausa en nuestras vidas. Es un tiempo de reflexión sobre cómo quieres vivir y cómo anhelas que tus hijos vivan.

Trabajemos en hacer que nuestros hijos e hijas no repitan nuestra historia, en lo personal, la gran bendición de ver crecer a mi hija y verla convertirse en una niña grande, hermosa de cabello largo, con esos ojos enormes que logro ver desde que se abre la puerta de la prisión para darle paso. Su sonrisa y el verla correr a mis brazos, me regresan un poco de vida. Un “te amo mamá” de sus bellos labios me darán la fuerza con la que sobreviviré los siguientes días de la cárcel.

Si la vida y nuestros actos nos pusieron en la oscuridad, tal vez no es para morir en ella, es para que iluminemos con nuestra fe y con nuestras ganas de cambiar, asimismo a muchos de nosotros la Palabra de Dios nos ha llevado a entender que los muros de nuestra cárcel espiritual fueron levantados por nosotros mismos, por nuestros vicios, por nuestras pasiones mal encausadas.

Esta experiencia nos convierte en seres pacientes y perseverantes. Estas dos grandes virtudes nos hacen excepcionales. Vamos a usarlas a nuestro favor, trabajemos en nosotros mismos. Que nuestro futuro se convierta en el proyecto de nuestras vidas. Fortalezcamos nuestro espíritu, que a donde vayamos, llevemos amor, de esta manera llevaremos a Dios, pues Dios es amor.

El día que me dieron mi sentencia alguien me dijo, ya no te preguntes más “¿Por qué estás aquí?” Mejor pregúntate “¿Para qué estás aquí?” Un día me encontraba triste de saberme lejos de casa sin mi hija ni mi familia y en mi interior pensé: “Yo acepto tu voluntad, Señor” y le dije: “Señor, sólo déjame ver que tus planes son mejores que los míos. Y fue justo entonces cuando encontré la respuesta de “¿Para qué estoy aquí?

Santo Padre, el único mérito que tengo para ser yo quien se dirige a Su Santidad es el uniforme que hoy porto como interna. En este centro de reinserción con una población mayor a 3 mil hombres y más de 200 mujeres, estoy segura que su visita será histórica, pues la visita que recibe un preso se convierte en el alimento que nos nutre de fe y esperanza de pronto regresar a casa y reencontrarnos con los nuestros.

Nos sentimos profundamente bendecidos por cobijarnos con su presencia, a nuestro país México, a nuestro Estado Chihuahua y en especial a Ciudad Juárez. Santo Padre, queremos agradecerle el tomarnos en cuenta y traernos la ternura y la caricia de Dios a quienes nos encontramos reunidos. Aquellos quienes clamamos por el perdón de Dios y de la sociedad, porque también somos parte de ella y por supuesto del Pueblo de Dios.

Su Santidad habla nuestro idioma, pertenece a nuestro bello continente, lo que lo hace muy cercano a nosotros y hoy Su Santidad se ha hecho uno de nosotros en la cárcel al hacer propias las palabras de la Sagrada Escritura del apóstol San Pablo a los hebreos que a la letra dice: “Acuérdense de los presos como si estuvieran presos con ellos”.

Gracias por acordarse de nosotros, por su sencillez, por su humildad. Sé que Usted, más que nadie nos entiende. Le pedimos considere en sus oraciones a nuestras familias que son víctimas de agresiones a consecuencia de nuestros actos y por supuesto a las víctimas de nuestros actos, pues todos necesitamos de la presencia de Dios en nuestras vidas para que su misericordia no nos abandone.

Santo Padre, téngalo por seguro que esta tarde en cada uno de nosotros, Usted dejó la semilla de la esperanza sembrada y cuente con las oraciones de todos los presos de la República. Sin más, Santo Padre, solo me queda decirle: “Bendito sean los pies que vienen en el nombre de Dios”.

Su historia

Es madre soltera y nunca ha hablado en público para proteger a su pequeña hija de las burlas de otros niños; sin embargo, cuando a Évila Quintana Molina le dijeron que daría su testimonio al Papa Francisco en la cárcel de Ciudad Juárez, fue su niña de 8 años quien la alentó a seguir adelante y asegurándole que “es más, yo quiero estar contigo”.

Évila Quintana era estudiante universitaria, trabajaba en un banco y se dedicaba a su hija Camila cuando en 2010 fue encarcelada, acusada del delito de “operación con recursos de procedencia ilícita”.

En declaraciones al medio mexicano Presencia Digital, la mujer de 34 años se reservó los detalles de su caso pues aún se encuentra en proceso legal, sin embargo dijo que hoy cree que tiene un Dios de justicia quien determinará su tiempo en el penal.

Su elección

Sobre cómo fue elegida para hablar frente a Francisco el 17 de febrero, Évila recordó que estaba trabajando en la tienda del penal femenino cuando la llamaron para que hiciera una audición. “Pensé: ‘¿ahora qué pasó?’”, recordó, pues en ese momento no sabía de qué se trataba.

Leyó el párrafo que le dieron y luego de unas horas le avisaron que era la elegida. Creyó que sólo sería la lectora de un discurso oficial pero le indicaron que tenía que dar un testimonio.

“Cuando me dicen tienes que decirle cómo fue tu entrada, estancia, tu sentir como mamá, cómo lo vives, cómo te sientes, que es una visita para ti; me dieron tres temas a tocar y yo tenía que desarrollarlos, y yo decía, ¿cómo encuentro una afinidad con alguien que vive en santidad?”, expresó al diario mexicano.

La joven madre no encontraba un punto sobre qué escribir. Entonces recordó que cuando fue detenida en México DF leyó un versículo de la Biblia “que decía que tienes que hablar con los presos, como si estuvieras con ellos en la cárcel. Yo creo que en eso baso el discurso”, porque “en su gira de misionero de misericordia” el Papa “está emulando los pasos de Cristo, él trata de estar con todas las personas que tienen una necesidad espiritual”.

Más que cosas materiales, los presos necesitamos “una llamada telefónica o que ocasionalmente te pregunten cómo estas, esas cosas son importantes”, destacó.

La ayuda de Camila

Sin embargo, Évila buscaba un punto en común con el Santo Padre. Entonces por teléfono llegó la ayuda de Camila. “Mi hija me dijo: tú y el Papa nacieron el mismo día, (17 diciembre) y buscaba puntos en que pudiéramos coincidir”.

“Lo que protejo es a mi hija, porque los niños son muy crueles y no quiero que le vayan a decir que su mamá está en la cárcel, que vayan a dañar su infancia”, dijo. Évila trató de guardar lo más que pudo la noticia de que hablaría frente al Papa aunque lo comentó con la niña y le pidió su opinión.

“Claro mami, no me va a dar vergüenza, es más yo quiero estar contigo”, fueron las palabras de Camila, quien estará junto a su madres el 17 de febrero, cuando se dirija al Pontífice.

Refirió que la entrada al penal fue pisar un terreno muy hostil. Nunca había estado en la cárcel, ni siquiera de visita. Fue una etapa muy difícil que logró superar, sobre todo por su hija.

“Mi hijita ve esto como (hace pausa)… yo le pregunto que si se avergüenza de mí y me dice que no, que jamás lo haría, que al contrario que soy una mujer muy valiente” aseguró.

Durante la entrevista, Évila también recordó que cuando le avisaron que fue elegida, le preguntó a la persona que le notificó: “¿usted cree realmente que yo merezco esto?, porque realmente yo soy pecadora y el pararme en un lugar público y ofrecerle una palabras, yo creo que es una responsabilidad muy fuerte y soy pecadora de verdad”. “Y él me contestó, es que no te elegí yo, te eligió Dios”.

La mujer reconoció que no es una católica practicante que va a Misa cada domingo, pero sabe “Dios siempre está conmigo, esto es parte de volver a acercarme a su Iglesia, de volver”.

“Soy parte de su pueblo, entonces él (Francisco) funge como un pastor que empieza a juntar a sus ovejitas para volverlas a encaminar… somos parte del pueblo de Dios, somos parte de la sociedad, nos falta un lapso para reincorporarnos a la sociedad, pero no estamos fuera del pueblo de Dios”, reflexionó.

Finalmente, la madre de Camila afirmó que la visita del Papa Francisco ayudará a todo México.

“Para México, para Juárez como frontera, que ha sido un territorio muy dañado por la violencia, por eso que hay tantas cosas que han afectado a nuestra ciudad y creo que él viene a traer un mensaje de paz”, aseguró.

¡ Ave María puríssima !
Gracias por tu apoyo. Recemos unos por otros.
Unidos en el Corazón de la Sagrada Familia,
El equipo de voluntarios de IESVS.org

No hay comentarios:

¿Cómo puedes enviar y recibir dinero por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Te esperamos!!!

El Oráculo Maya

El Oráculo Maya
BONEWITZ, RONALD L.

NOSTRADAMUS MAYA 2012

NOSTRADAMUS MAYA 2012
CARTER, SPENCER