Google+ Followers

¿Estaremos preparados?

Cargando...

La novela que te hará pensar

La novela que te hará pensar
¿Creacionismo, Evolucionismo, o Qué? Pídela a danielgalatro@gmail.com

"Otro Génesis posible" - La novela de Daniel Galatro

Support independent publishing: Buy this e-book on Lulu.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Los divorciados vueltos a casar



[…] Debe tenerse presente lo que he dicho hasta aquí cuando nos enfrentamos a argumentos delicados que comportan un sufrimiento particular, como la cuestión de los divorciados vueltos a casar. A quienes después de un fracaso de su vida conyugal en común han establecido un nuevo vínculo les está prohibido el acceso a los sacramentos de la reconciliación y de la eucaristía.
A menudo se acusa a la Iglesia de falta de sensibilidad y comprensión en lo que atañe el fenómeno de los divorciados vueltos a casar, sin reflexionar atentamente sobre las razones de su posición, que ella sabe que están fundados en la revelación divina. Sin embargo, aquí se trata no de una acción arbitraria del magisterio de la Iglesia, sino más bien de la conciencia del vínculo inseparable que une la eucaristía y el matrimonio.

A la luz de esta relación intrínseca, hay que decir que lo que impide el acceso a la reconciliación sacramental y a la eucaristía no es un único pecado, que puede ser siempre perdonado cuando la persona se arrepiente y pide perdón a Dios. Lo que hace que el acceso a estos sacramentos sea imposible es más bien el estado, la condición de vida, en la que se encuentran quienes han establecido un nuevo vínculo: un estado que, en sí mismo, contradice lo que es significado en el vínculo entre eucaristía y matrimonio.

Esta es una condición que debe ser modificada para poder corresponder a lo que es realizado en estos dos sacramentos. La no admisión a la comunión eucarística invita a estas personas, sin negar el dolor y las heridas que sufren, a ponerse en camino hacia una comunión plena que se realizará en los tiempos y en los modos determinados, a la luz de la voluntad de Dios.
Más allá de las distintas interpretaciones de la praxis de la Iglesia primitiva, que aún no parecen dar prueba de comportamientos sustancialmente diferentes a los de hoy, el hecho de que haya desarrollado cada vez más la conciencia del vínculo fundamental entre eucaristía y matrimonio marca el resultado de un recorrido realizado bajo la guía del Espíritu Santo, más o menos como, en el tiempo, han tomado forma todos los sacramentos de la Iglesia y su disciplina.
Así se entiende por qué tanto la “Familiaris consortio” como la “Sacramentum caritatis” han confirmado “la praxis de la Iglesia, fundada en la Sagrada Escritura (cf. Mc 10,2-12), de no admitir a los sacramentos a los divorciados casados de nuevo, porque su estado y su condición de vida contradicen objetivamente esa unión de amor entre Cristo y la Iglesia que se significa y se actualiza en la Eucaristía” (SC, 29).
En esta perspectiva tenemos que resaltar dos elementos que deben ser estudiados más profundamente. 
Ciertamente, la eucaristía, en determinadas situaciones, contiene un aspecto de perdón; sin embargo, no es un sacramento de curación. La gracia del misterio eucarístico realiza la unidad de la Iglesia como Esposa y Cuerpo de Cristo, y esto requiere en la persona que recibe la comunión sacramental la posibilidad objetiva de dejarse incorporar perfectamente en Cristo.

Al mismo tiempo tenemos que explicar de manera más clara por qué la no admisión a los sacramentos de la reconciliación y de la eucaristía de quienes han establecido una nueva unión no debe ser considerada un “castigo” por su condición, sino más bien un signo que indica el camino para un recorrido posible, con la ayuda de la gracia de Dios y la inmanencia en la comunidad eclesial. Por esta razón, y por el bien de todos los fieles, cada comunidad eclesial es llamada a poner en marcha todos los programas apropiados para la efectiva participación de estas personas en la vida de la Iglesia, respetando sin embargo su situación concreta.

Comentario:

A los ojos de Dios no existen los divorciados: si un matrimonio no es nulo, exige fidelidad "hasta que la muerte los separe", porque refleja la fidelidad de Dios, "casado" con su Iglesia.

El verdadero matrimonio es el sacramento entre bautizados. Por eso, es un error utilizar el término "divorciados vueltos a casar". Se debiera hablar de "separados en concubinato"... o a lo sumo "en nueva relación" (no es unión lo que que en realidad es des-unión del matrimonio).

A los ojos de Dios no existe el matrimonio civil: es un mero concubinato, que si es entre bautizados, es un pecado mortal (como toda relación fuera del matrimonio por Iglesia, por ejemplo, pre-matrimonial, de infidelidad extraconyugales o de separados en nueva unión).

Para Dios no existe el divorcio vincular (un mero papelito de la sociedad civil). Se tolera la separación de cuerpos sólo ante circunstancias muy graves: por eso el Código de Derecho Canónico exige que sea el Obispo quien determine si realmente hay causa tan grave que amerite dicha separación.

Por eso, tampoco debieran comulgar los separados sin autorización del obispo. Tampoco pueden comulgar quienes están solos, pero sin arrepentirse de una segunda "unión" fracasada (aun habiendo hijos de por medio).

1 Corintios 11
23 Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,
24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío.»
25 Asimismo también la copa después de cenar diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío.»
26 Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.
27 Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor.
28 Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa.
29 Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo.

Cuando varón y mujer en gracia reciben válidamente el sacramento del matrimonio, forman un sólo Cuerpo en Cristo:

Mateo 19
4 El respondió: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra,
5 y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne?
6 De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre.»

¿Cómo puede participar de la comunión (común-unión) quien no quiere volver a la común-unidad del matrimonio por Iglesia, al romper esa unidad con una nueva relación?

Decir la verdad con caridad, corrigiendo fraternalmente, es tener misericordia: porque se les evita el castigo por comulgar en pecado mortal sin haberse confesado y ARREPENTIDO de corazón.

¡ Ave María puríssima !
Gracias por tu apoyo. Recemos unos por otros.
Unidos en el Corazón de la Sagrada Familia,
El equipo de voluntarios de IESVS.org
---
**Visita: http://elportaldeolgaydaniel.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

¿Cómo puedes enviar y recibir dinero por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Te esperamos!!!

El Oráculo Maya

El Oráculo Maya
BONEWITZ, RONALD L.

NOSTRADAMUS MAYA 2012

NOSTRADAMUS MAYA 2012
CARTER, SPENCER